Regular. Con esa palabra empezó Reinaldo Díaz, presidente de la CAO, a dar a conocer el informe sobre el desempeño del sector agropecuario durante esta gestión.

Díaz detalló que la superficie sembrada creció un 5%, mientras que la producción agrícola se incrementó un 6,3% y la pecuaria un 2,3%, respecto a 2018.

A pesar de estos números, Díaz remarcó que las utilidades, debido a los bajos precios internacionales, bajaron un 6,3% respecto al año pasado. La máxima autoridad del agro sostuvo que las perspectivas para 2020 son más prometedoras y que esperan una mejora de los precios internacionales.

Uno de los sectores que tuvo un buen desempeño fue el cañero, que registró un incremento en su producción de un 14%, en comparación con 2018.

La liberación total de las exportaciones y la puesta en vigencia del Plan Nacional de Desarrollo, de acuerdo con Díaz, es la respuesta para reactivar al sector que desde 2012 está estancado.