Actualizar las dos leyes que son la estructura del actual sistema impositivo vigente en el país es el objetivo de la nueva administración del Servicio Nacional de Impuestos (SIN), que consideran que dichas normas son obsoletas, atentatorias contra los derechos de los contribuyentes y que dejan espacio para posibles actos de corrupción.

Fue durante el informe de resultados de 2019 y el detalle de las estrategias para una nueva administración tributaria, realizado en la Cainco, en el que Mario Nava Morales, presidente del SIN, sostuvo que la Ley 843 de Reforma Tributaria, vigente desde 1986, está desactualizada, vulnera derechos y atenta contra la seguridad jurídica de las empresas, mientras que la Ley 2492 del Código Tributario Boliviano de 2003 impone distintas normativas que han provocado la constitución de distintas redes de corrupción.

Nava Morales remarcó que con su presidencia en impuestos termina una era en la que la persecución política y el control discrecional era moneda corriente.

“Debemos trabajar para apoyar al contribuyente, asesorarlo y construir alianzas estratégicas. Es importante que el aportante sepa que tienen derecho a la defensa”, explicó Nava Morales.

Antes, Luis Fernando Strauss, gerente de Desarrollo empresarial de la Cainco, planteó algunos puntos que son observados por los contribuyentes.

Uno de ellos es la puesta en funcionamiento del sistema de facturación electrónica que debería entrar en vigencia en junio de este año y que a criterio de Strauss luego de un relevamiento las empresas consideran que se debería dar un año de plazo para que sirva de prueba si el sistema funciona.

Otro aspecto que se hizo notar es el plazo de prescripción, en la actualidad son ocho años, de los controles que es considerado largo y genera inseguridad jurídica en los aportantes.

El cálculo de las multas, las exigencias extremas al sector hotelero y de la construcción, la tardanza en el pago de los Certificados de Devolución Impositiva (Cedeim), la no contemplación de ciertas facilidades tributarias para los exportadores de servicios y los problemas para el cambio de una empresa unipersonal a una sociedad comercial, fueron los aspectos que se analizaron y que se pidieron a Nava Morales tomarlos en cuenta.

Fernando Hurtado, presidente de la Cainco, luego de escuchar al titular del SIN, indicó que es una excelente noticia los cambios que se buscan en la institución y subrayó que se debe contemplar mesas de trabajo que hagan más integrales esas modificaciones.

Números de las recaudaciones

Durante el encuentro, Nava Morales presentó el desempeño impositivo de la gestión pasada y destacó el aporte del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y del Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) en la recaudación tributaria que fueron Bs 31.770 millones, mientras que en 2018 la misma llegó a los Bs 25.223 millones.

En este contexto, el año pasado el IVA aportó con Bs 10.771 millones, mientras que el IUE con Bs 10.831 millones, cifras que a criterio de la autoridad fiscal son positivas y abren una buena expectativa para esta gestión.

En cuanto al cobro de la cartera en mora la meta para 2019 fue de Bs 936 millones, pero se logró recaudar Bs 1.127 millones, mientras que los ingresos por cobro de los procesos de fiscalización fueron Bs 361,9 millones cuando la meta era de Bs 260 millones.

CAMBIOS
Reclamos registrados
Durante el periodo enero-noviembre de 2019, el SIN recibió nueve denuncias. Con la modificación de autoridades, en diciembre fueron 39.