El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta un crecimiento leve para América Latina, pero para los países desarrollados es alta por las vacunas que aplican, mientras en los emergentes el tema es complicado.

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, el 30 de marzo de la presente gestión emitió un discurso titulado: Dar a la gente una oportunidad justa: Políticas para asegurar la recuperación.

Dijo que la recuperación de la economía está en camino de la recuperación, debido a que millones de personas se están beneficiando ya de vacunas que encierran la promesa de una vida normal, de abrazos a amigos y seres queridos.

Pero advirtió que el futuro económico es muy diverso. “No todos los países ni todas las personas tienen ya acceso a las vacunas.

Informó que, en enero, proyectaron un crecimiento mundial del 5,5 % para 2021. Ahora proyectan qué la aceleración será todavía mayor: en parte gracias a las políticas de apoyo adicionales —incluido el nuevo programa fiscal de Estados Unidos—, y en parte debido a la recuperación prevista para muchas economías avanzadas, gracias a la vacunación.

Esto permite revisar al alza la proyección mundial para 2021 y 2022, como verán en las Perspectivas de la economía mundial en la presente semana, adelantó.

Sostiene que se está ante una recuperación a múltiples velocidades, impulsada cada vez más por dos motores: Estados Unidos y China. Estos forman parte de un pequeño grupo de países que a finales de 2021 habrán superado con creces los niveles de PIB de antes de la crisis.

La pérdida acumulada de ingreso per cápita, en comparación con las proyecciones de antes de la crisis, será del 11 % en las economías avanzadas de aquí al próximo año. En el caso de los países emergentes y en desarrollo, excepto China, la pérdida será mucho peor y alcanzará el 20 %, un recorte de una quinta parte de lo que ya es un ingreso per cápita mucho menor que en los países más ricos.

Esta pérdida de ingreso significa que millones de personas caerán en la indigencia, se quedarán sin hogar y padecerán hambre.

“Mucho depende de la trayectoria que siga la pandemia, marcada ahora por los avances desiguales en la vacunación y las nuevas cepas del virus, que frenan las perspectivas de crecimiento, sobre todo en Europa y América Latina”, advirtió.