Los comercializadores de carne evalúan nuevamente retomar medidas de presión tras haberse cumplido los 15 días de plazo otorgados al Gobierno, para reducir el precio del kilo gancho entregado por los ganaderos.

El presidente de la Asociación de Carniceros de Santa Cruz, Jorge Lima, indicó que si bien el Gobierno avanzó en dos puntos del pliego petitorio presentado semanas atrás, sobre un mayor control en el abastecimiento interno y el cierre de las fronteras por la fuga de ganado; no se ha tratado el asunto más importante que es la introducción del ganado a los centros de remate.

“No se ha avanzado nada en el tema de raíz. Las autoridades ya no contestan el teléfono y no se han conformado las mesas técnicas para abordar el punto central que es la venta de ganado en los centros remate, porque esa es la causal para que la carne de consumo tenga un precio elevado”, apuntó Lima.

Hoy se convocará a una reunión de toda la dirigencia de los mercados de Santa Cruz, para exponer la problemática y definir la posición que asumirán frente al Gobierno. No descartó que el sector pueda ingresar nuevamente en un paro de actividades o de lo contrario traspasarán indefectiblemente el incremento del costo a las amas de casa.

“La dirigencia se reunirá para evaluar la situación y trasladaremos los puntos que definamos a las bases para que en conjunto decidamos qué medidas vamos a tomar para que de una vez el Gobierno encuentre la solución a este problema”, expresó el dirigente.

El pasado mes, los comercializadores de carne realizaron un paro de cinco días en los 84 mercados de la ciudad, junto a otros departamentos, en rechazo al incremento del precio del kilo gancho, que habría subido de 17 a 23 bolivianos en los últimos meses.